Inicio > Dirección estratégica > La comunicación interna: clave en el diseño estratégico

La comunicación interna: clave en el diseño estratégico

En la definición de nuestro Plan estratégico debemos tener en cuenta todas las opciones posibles. Para ello, es necesario conocer las opiniones de nuestro equipo, especialmente, de aquellos que están más directamente en contacto con el mercado. Su visión de la situación suele estar más acorde con la realidad interna y externa de nuestra empresa.  No obstante, si estamos decididos a llevarlo a cabo, sin tener en consideración sus opiniones, debemos asegurarnos de que estos lo conocen perfectamente y que sus esfuerzos se centran en la consecución de los objetivos propuestos en el mismo. El desconocimiento del Plan puede llevar a que determinados éxitos logrados por algunos de nuestros departamentos, en su afán por lograr resultados positivos para la empresa, no sean entendidos por la alta dirección, provocando desaliento y desmotivación entre nuestros más directos colaboradores. El conocimiento de la situación de debilidad de la competencia en un momento concreto impulsa este tipo de acciones, sobre todo cuando se trata de profesionales dinámicos e innovadores, sabedores de su capacidad de liderazgo dentro de la organización.

Veamos como el “Zorro del Desierto” (Mariscal de Campo Erwin Rommel) critica a sus superiores cuando estos, a su vez, le critican el éxito de su ofensiva, en los primeros meses de 1941 en el teatro de operaciones del Norte de África (Cirenaica – Libia). Se trataba de su primera victoria acontecida nada más poner pie en este escenario bélico. Rommel quiso aprovechar la debilidad de los ingleses, que en esos momentos tenían desperdigadas sus fuerzas a lo largo de toda la región.

“Probablemente nunca se ha intentado en la guerra moderna una ofensiva tan improvisada como la nuestra de Cirenaica.

Nuestro avance provocó algunas críticas posteriores, por lo que a la alta estrategia respecta. Cuando el General Paulus vino a África, manifestó que aquel rápido y apenas planeado ataque a través de Cirenaica había obligado a los ingleses a retirar sus tropas de Grecia, movimiento contrario a las intenciones del Alto Mando.

A esto quisiera responder: Primero, no sabía absolutamente nada de los planes del Estado Mayor sobre Grecia…

Segundo: Estoy convencido de que hubiera sido mejor para nosotros no entrar en Grecia, creando, por el contrario, una concentración de fuerzas en el Norte de África, con el propósito de expulsar a los ingleses del Mediterráneo. Las fuerzas empleadas en Grecia podrían haber protegido los convoyes de África, y debió haberse explotado hasta el máximo cualquier posibilidad de ensanchar nuestro espacio en el Mediterráneo. En vez de tomarse Creta, hubiera sido mejor conquistar Malta. Poderosas fuerzas motorizadas alemanas en el Norte de África se habrían apoderado de toda la línea costera, ocupada por los ingleses, aislando el sudeste de Europa. Grecia, Yugoslavia y Creta no habrían tenido más recurso que rendirse, ya que el apoyo del Imperio Inglés se hubiese hecho imposible para ellas. El precio en bajas de dicho plan -que no solo cumplía nuestros propósitos en el sudeste de Europa, sino que aseguraba la zona del Mediterráneo y la del Próximo Oriente, con sus reservas petrolíferas y sus bases de ataque contra Rusia-. no habría sido mayor que el que tuvimos que satisfacer en Grecia, Yugoslavia, creta y el Norte de África, durante el verano de 1941.”

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s