Archivo

Archive for 27 mayo 2011

Oportunismo vs planificación en el diseño estratégico

Una vez más vuelvo a la carga con la importancia de la planificación estratégica para lograr el éxito en nuestras organizaciones.

Dos breves reflexiones de D.D. Eisenhower (Ike) sobre este tema. La primera cuando se encuentra planificando la “Operación Torch” (invasión del Norte de África por las tropas aliadas, 1942), relativa a la necesidad de estructurar el plan de ataque en objetivos y programas operativos que hagan factible la ejecución del plan y este tenga éxito. La mera declaración de intenciones por parte de la alta dirección no tiene ningún valor si no se establecen los planes de acción necesarios, que permitan su implementación.

“Habitualmente, además de un objetivo general, se facilitan a un comandante en jefe informes definidos sobre la fuerza en que se ha de basar su plan estratégico, con detallados programas tácticos, orgánicos y logísticos. En este caso, la situación era vaga, desconocidos los recursos, indeterminado el objetivo final, y el único factor concreto en todo el asunto eran nuestras instrucciones de atacar.”

Aunque la victoria se logró finalmente, estos problemas que pone de manifiesto Ike, fueron la causa de los primeros reveses de las tropas americanas en el teatro de operaciones africano. No cometamos en nuestras empresas, cuando iniciamos un nuevo proyecto, estos mismos errores. Son pocas los que pueden permitirse soportar este desgaste de recursos.

Expulsadas las tropas del Eje del Norte de África, el siguiente objetivo de los aliados era lanzarse sobre la fortaleza europea. Antes de Normandía, en el verano de 1943, el objetivo fue Italia. Para ello se planifico la denominada “Operación Husky” (invasión de Sicilia). De nuevo Ike recalca la importancia de la planificación estratégica. En este caso la relaciona con los efectos sobre la cadena de suministros y sobre la cadena de valor.

“La doctrina del oportunismo, de tan frecuente aplicación a la táctica, es peligrosa en el terreno estratégico. Cambios de importancia en materia de estrategia tienen repercusiones que se dejan sentir incluso en la fábrica y en el campo de ejercicios, y es necesario meditarlo con cuidado.”

Coordinación entre objetivos, planes operativos, recursos, relaciones con proveedores y clientes, etc., de nuevo es la clave para elaborar un buen plan estratégico y ejecutarlo con éxito.

Los procesos de planificación: claves en la dirección de proyectos

Los proyectos que ponemos en marcha en nuestras organizaciones pueden compararse con las batallas en un determinado teatro de operaciones. La puesta en marcha de nuevos proyectos es una constante y de los resultados positivos de los mismos, o de la victoria en las batallas, depende en gran medida el éxito de nuestra organización. Los proyectos nos ayudan a la consecución de los objetivos de nuestro plan estratégico o plan de negocio, al igual que las ofensivas y contraofensivas son las que ayudan a los altos mandos de un ejército a la consecución de la victoria.

Del análisis realizado por el  “El Zorro del Desierto” (Erwin Rommel) de la batalla de Sollum, acontecida en el teatro de operaciones norteafricano a finales de la primavera de 1941, se deduce la importancia que tiene en una buena planificación los procesos relacionados con la gestión de los recursos y los relacionados con la gestión de riesgos. Veamos que nos comenta sobre el resultado de la misma:

“El plan estratégico de Wavell para esta ofensiva había sido excelente. Lo que lo distinguía de otros jefes británicos era su profundo y equilibrado sentido de la estrategia, que le permitía situar sus fuerzas, sin temor a los posibles movimientos adversarios. Conocía muy bien la necesidad de evitar cualquier operación que permitiera a su oponente luchar en líneas interiores, destruyendo a sus formaciones una tras otra por medio de concentraciones locales. Sin embargo, la poca velocidad de sus tanques de infantería pesados le ocasionó grandes desventajas, impidiéndole reaccionar ante nuestros carros, mucho más veloces. Aquello constituía un punto débil, que procuramos explotar tácticamente.”

En la dirección y gestión de proyectos el Grupo de Procesos de Planificación cobra gran importancia, ya que son estos los que ayudan a recoger información de varias fuentes de diverso grado de completud y confianza. Estos procesos identifican, definen y maduran el alcance del proyecto, el coste del proyecto y planifican las actividades del proyecto que se realizan dentro del proyecto. A medida que se obtenga nueva información sobre el proyecto, se identificarán, o resolverán  nuevas dependencias, requisitos, riesgos, oportunidades, asunciones y restricciones. Las interacciones entre los procesos dentro del Grupo de Procesos de Planificación dependen de la naturaleza del proyecto.

El Grupo de Procesos de Planificación lo integran los siguientes procesos: Desarrollar el Plan de Gestión del Proyecto, Planificación del Alcance, Definición del Alcance, Crear EDT, Definición de las Actividades, Establecimiento de la Secuencia de las Actividades, Estimación de Recursos de las Actividades, Estimación de la Duración de las Actividades, Desarrollo del cronograma, Estimación de costes, Preparación del Presupuesto de Costes, Planificación de Calidad, Planificación de los Recursos Humanos, Planificación de las comunicaciones, Planificación de la Gestión de Riesgos, Identificación de Riesgos, Análisis Cualitativo de Riesgos, Análisis Cuantitativo de Riesgos, Planificación de la Respuesta a los Riesgos, Planificar las Compras y Adquisiciones y Planificar la Contratación (3ª Ed. de la Guía del PMBOK, 2004).

Categorías:Operaciones