Inicio > Gestión de personas > Liderazgo y toma de decisiones

Liderazgo y toma de decisiones

De nuevo, aprovecho las memorias del General D.D. Eisenhower (Ike) para mostrar como las decisiones y sus resultados obedecen a situaciones que deben ser valoradas, teniendo en cuenta el contexto concreto en el que se desarrollan. Las reglas fijas, las posturas inamovibles, el 2+2=4, etc., no tienen cabida en una gestión moderna y excelente de nuestras organizaciones. La globalización exige una adaptación continua a las diferentes situaciones para poder actuar con responsabilidad y garantías de éxito.

Uno de los factores más importantes para el éxito o fracaso de un directivo es su habilidad para el análisis de problemas y toma de decisiones. La decisión es sinónimo de responsabilidad. La atribución de poder tomar decisiones lleva emparejado el tener que dar cuenta de los resultados de las mismas, así como aceptar las consecuencias que se pudieran derivar. Decidir es escoger la mejor entre dos o más alternativas de acuerdo con un determinado criterio de valoración. (Urcola, J.L., 2003). Este mismo autor nos indica que la decisión básicamente se compone de dos elementos: la información y el riesgo, a los que se podría añadir un tercer elemento: la personalidad del sujeto decisor.

Para el análisis del problema concreto, sobre el cual tenemos que tomar una decisión, es necesario conocer cual es la situación interna de la organización, en este sentido,  el conocimiento de sus recursos y capacidades es esencial. De igual forma es básico conocer su trayectoria, en lo que a la forma de abordar en el pasado situaciones similares, se refiere (lecciones aprendidas). No menos importante es conocer como otras organizaciones han abordado problemas similares (benchmarking). Ni tampoco, analizar las alternativas y sus posibles resultados. No obstante, entiendo que el principal elemento diferenciador a la hora de enfrentarse a un problema y tomar una decisión u otra es, sin duda alguna, la capacidad de liderazgo de quién tiene que tomar esa decisión. Volvemos, por tanto, a uno de los elementos clave en la gestión de organizaciones y que, en estos momentos actuales de tensión, incertidumbre, crisis social, económica, moral, etc., se echa más en falta, me refiero, como no podía ser de otra manera, a la ausencia de liderazgo en todos los ámbitos: político, social y económico.       

Veamos como Ike juzga la decisión inicial de un oficial de Estado Mayor americano que, lejos de valorar la situación con amplitud de miras, teniendo en cuenta los objetivos de la fuerza combinada angloamericana, que acababa de poner los pies en el Norte de África (Operación Torch, noviembre de 1942) y, en este caso concreto de ayudar al I Ejercito británico y, como consecuencia, salvar vidas humanas, se remite a valorar la utilización de los recursos, solo en función de los objetivos concretos de su área de responsabilidad. Posiblemente, se dejara llevar por su propia experiencia y conocimiento e, incluso no pensara en la necesidad de alinear los objetivos de su unidad con los globales de la operación pero, sin duda alguna, es un ejemplo de lo que ocurre en muchas de nuestras organizaciones donde, procedimientos cerrados, perfectamente ordenados y estructurados nos impiden ver la realidad al completo y, por tanto, tomar las decisiones adecuadas en cada cada situación, eso sí asumiendo la responsabilidad correspondiente. Si a esto le unimos, que todos deberíamos ser líderes en nuestro ámbito de responsabilidad, cosa esta que no ocurre, la suerte está echada. Por contra, el perfil del general que debía llevar a cabo la operación de auxilio a las fuerzas británicas, si se parece más al de un líder, que tiene muy claro cuáles son los objetivos, la decisión que tiene que tomar y las responsabilidades a asumir.

La invasión del Norte de África sería la primera operación conjunta de las fuerzas aliadas, lo que en cierta medida suponía también la primera experiencia de puesta en marcha de una estrategia global, con objetivos múltiples, y una gran cantidad de recursos. Recordemos lo que Ike nos dice, al respecto de este hecho concreto, y su valoración del mismo:

“Al llegar a Argel aquella noche supe que no se habían comprendido bien ni ejecutado con la debida diligencia órdenes anteriores de ayudar al I Ejercito británico de Anderson con todas las fuerzas que se le pudieran agregar desde la zona de Orán. Estaba en las oficinas a mi llegada el brigadier Lunsford E. Oliver, jefe del comando B, que formaba parte de la primera división blindada de los Estados Unidos. Había reconocido el frente, y al ver que las comunicaciones por ferrocarril no le permitirían llegar pronto a la zona de batalla, iba a solicitar permiso para cubrir con parte de su fuerza en autorugas las setecientas millas largas que separan Orán de Suk-el-Arba. El oficial de Estado Mayor a quién se dirigía, estaba bien enterado de las características de tal vehículo, y negaba el permiso fundándose en que la marcha consumiría la mitad de su vida útil.

El joven oficial no merecía reproche por tan extraordinaria actitud. Había sido aleccionado asiduamente, durante los años de paz, sobre la eterna necesidad de economía, de evitar todo despilfarro. Pero estas enseñanzas sólo tienen aplicación, bien lo sabía él, cuando el coste es factor predominante. Aún no había asimilado la dureza esencial de la guerra, no se daba cuenta de que esta palabra es sinónimo de disipación, ni comprendía que toda acción positiva requiere dispendios. El problema está en determinar cómo y cuándo emplear los bienes para conseguir los máximos resultados; una vez decidido, debe gastarse con mano pródiga, particularmente cuando con ello pueden economizarse vidas.

La insistencia del general Oliver, su afán por acudir al combate, sus argumentos para que le autorizaran a empeñarse en una horrible marcha, antes que aceptar una solución fácil que le eximía de toda responsabilidad, me impresionaron profundamente. Antes de cinco minutos ya había salido con las órdenes que solicitaba.”

Categorías:Gestión de personas
  1. 2013/04/17 a las 15:32

    Wonderful weblog! I found it though browsing on Yahoo
    News. Do you’ve got any suggestions on how to get listed in Yahoo News? I’ve been
    making an attempt for the whilst but I under no circumstances appear
    to get there! Thanks

  2. 2013/04/29 a las 17:20

    Excellent data to freelancers. I am director of a electronic agency for smaller businesses in New Zealand with 1200+
    clients so your details genuinely resonated. Freelancers possess a
    tough job, but can deliver real value. They’re just generally not the most effective at selling their solution, especially head to head against massive agencies.

  3. 2013/05/10 a las 23:57

    Every weekend i used to go to see this web site, for the reason
    that i wish for enjoyment, as this this website conations truly fastidious funny stuff too.

  4. 2013/05/22 a las 14:34

    Good post. I learn something new and challenging on
    blogs I stumbleupon everyday. It’s always interesting to read through articles from other writers and practice a little something from other websites.

    • Carlos Romero Valiente
      2013/05/22 a las 19:10

      A lot of thanks. See you soon in other post

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s