Archivo

Archive for 7 enero 2012

Anticipación e innovación: “quién da primero, da dos veces”

Durante la campaña de Sicilia, en julio de 1943, comenzaron a destacar algunos de los grandes generales del Ejército Aliado que, con su brillantez y genialidad, contribuyeron de forma decisiva a la victoria final.

D.D.Eisenhower, Comandante Supremo de las fuerzas aliadas en Europa, supo rodearse en todo momento de los mejores. El general americano George S. Patton fue, sin duda alguna, uno de ellos. Sobre este, en plena Operación Husky, antes de que cayera en desgracia por su bofetada a un soldado americano que padecía fatiga de combate, comentaba lo siguiente:

“Patton era un entusiasta lector de historia militar, y sabía bien lo que vale operar con rapidez. La velocidad de movimiento permite a menudo neutralizar cualquier ventaja que el enemigo pueda conseguir de momento, y, lo que es más importante, hace posible explorar toda oportunidad favorable, e impide al contrario reagrupar sus fuerzas para resistir sucesivos ataques. Así, con celeridad y decisión, cada nueva ventaja resulta menos costosa que la precedente, y el proceso termina en la desmoralización del enemigo. Y entonces debe redoblarse la rapidez; una persecución apresurada e implacable es la acción bélica más fructuosa.

Para conseguir rapidez de acción, todos los jefes y sus tropas deben saber apreciar las ocasiones y estar imbuidos de la ferviente determinación de sacar de ellas el máximo provecho. El mando superior está obligado a trazar planes, a medida que se desarrolla cada operación, para que el éxito encuentre a sus soldados bien situados y dispuestos a reanudar su avance sin interrupción. Las tropas veteranas saben que perseverando en el avance y el castigo de un adversario quebrantado se logran las mayores ventajas a menor coste. La rapidez exige preparación, aptitudes, confianza, moral, elementos adecuados de transporte y un mando eficaz. Patton observaba estas reglas rigurosamente, y así no solo redujo al mínimo sus bajas, sino que conmovió de tal modo al Gobierno italiano, que Mussolini fue arrojado del poder a últimos de julio.”

Una vez más, se pone de manifiesto que una de las principales características del líder es saber rodearse de los mejores. Sin duda alguna, eso es lo que hizo Ike como Comandante Supremo Aliado en la Segunda Guerra Mundial. Conocer a tus colaboradores, saber de sus capacidades y sacarles el máximo provecho en cada situación también son algunas de las características propias de un líder. De nuevo Ike, al describir la forma de obrar del General George S. Patton, da en la diana. Si profundizamos un poco más en la reflexión realizada por el propio Ike, acerca de su General, enseguida nos damos cuenta de que se está refiriendo a la anticipación como cualidad y capacidad destacada de su jefe subordinado.

La anticipación como modus operandi en la empresa permite actuar con rapidez en los mercados, anticiparse a las situaciones para evitar que la competencia vaya ganando posiciones y adaptar las estrategias a la realidad cambiante de los mercados.

La anticipación permite ajustar los recursos y capacidades de la empresa a las diferentes demandas del mercado, cuestión esta de capital importancia cuando se opera en mercados globalizados. Solo aquellas empresas que conozcan su potencial, podrán obtener las ventajas necesarias (aportación de valor añadido a los productos y servicios comercializados) para operar con solidez y garantías de éxito en los mercados. Actualizar la información que proceda de los mercados, bien del lado de la demanda, bien del lado de competencia, o bien del lado de los proveedores, permite una toma de decisiones eficaz y, como consecuencia, anticiparse a las nuevas realidades de los mercados donde se opera.

Anticipación e innovación van de la mano. Sin duda alguna la anticipación, ya sea en productos, procesos u organización es la antesala de la innovación y nos conduce a la misma. La anticipación, lejos de ser una forma de obrar fuera de todo tipo de planificación, es el máximo exponente de una buena planificación, que en los casos extremos, a modo de planes de contingencia, es la única forma de salvar la situación y evitar el desastre.

Anuncios